La Fantasía Natural… #escritores

IMG_3177

La naturaleza siempre me ha cautivado. Desde pequeña, solía perderme en el encanto del bosque, e imaginarme que hablaba con los árboles, o que conectaba con su espíritu de alguna manera. Siempre he tenido inclinaciones místicas. Y la naturaleza representaba para mi una especie de conexión entre este mundo y el que está más allá, el mundo que no se puede percibir con los sentidos.

Solía tomar largas caminatas, con cuaderno y pluma en mano, y me adentraba en los senderos de Cerro Azul de Panamá, uno de los lugares más bellos de nuestro país y al que me arrepiento no poder ir más seguido. En estas caminatas secretas, le pedía al “espíritu del bosque” que me acompañara en mi andar. Sentía como el bosque cobraba vida después de esto, se volvía más real, sentí que estaba rodeada de presencias más sutiles que no podía percibir completamente, pero que sabía que estaban ahí.

Luego encontraba algún lugar, cerca de un riachuelo, o en frente de una gran piedra, quizás, y me sentaba a escribir lo que se me viniera a la cabeza. Muchas veces escribía poesía. Otras veces, hacía pequeños ritos internos, nuevamente invitando a la naturaleza a participar en mi peculiar mundo interior. Regresaba a casa momentos después, llena hasta el tope de mi alma de satisfacción, de paz interior. Eran momentos mágicos.

La naturaleza y el mito siempre han estado, y estarán, relacionados. Los mitos son recuentos de percepciones de la humanidad de épocas pasadas que ya no logramos recordar, interpretaciones de sucesos que ocurrían en tiempos cuando el ser humano estaba más conectado con el mundo natural.

Quizá por eso me gusta tanto la fantasía, aunque ya no tanto la comercial, esa que se vende en las grandes librerías y que se publica sólo para hacer dinero, sino la fantasía de verdad, aquella con esencia, conectada a los misterios del mundo natural y también a aquel otro mundo que no se puede percibir con los sentidos. Fantasía real, y aunque esto suene contradictorio, no lo es. Fantasía esencial. Aquella fantasía rica en mito y anclada en la verdad de la mística de la naturaleza, que también está íntimamente relacionada al alma humana.

Hoy me puse a pensar cuál es mi propósito como escritora. Porque se tiene que tener un propósito, más allá de querer escribir simplemente porque le llena a uno. Tiene que haber una razón más allá de nuestros propios deseos personales. Y no estaba segura… pero ahora, pensando en esto, empiezo a divinar un camino.

Un propósito más allá de mi misma: La creación de fantasía natural. Suena abstracto, pero es un comienzo. Más que un comienzo, siento que empiezo a conectar nuevamente con ese mundo que siempre he sentido, intuitivamente, que está allí, y que he tratado de plasmar en mis relatos fantásticos, en mi poesía, en todo lo que he escrito que he sentido que es de verdad.

La fantasía natural es de verdad. Es aquella que se encuentra en los límites del mundo físico y meta-físico, la mística que rodea la naturaleza, que envuelve el alma humana en su más íntima guarida. Y se puede llegar a alcanzar, por más efímero que sea éste contacto, o por más burda que sea la reflexión a lado de este mundo sutil.

IMG_3178

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s